Un mundo sin dinero

Posted on 7 Nov, 2010 | 2 comments


Reproduzco un artículo que escribí en mi blog personal hace ya tiempo, cuando este proyecto estaba iniciándose en conversaciones con Carina, mi esposa, quien tuvo la idea de este nombre y de varias ideas que están aquí plasmadas en este sitio.

Hace un tiempo vengo junto con Carina hablando y armando las ideas de un mundo sin dinero.

Espero se hayan percatado que la historia del hombre es de apenas unos miles de años y la evolución de millones, por lo que en escala nuestra historia es ínfima y la evolución a generado cambios radicales no solo en lo físico, sino también en lo tecnológico, y desde ya en la forma en que la economía se ha ido organizando. Lamentablemente la palabra economía se la relaciona automáticamente con dinero, y sin embargo no tiene necesariamente que ver con eso, sino con -entre otras cosas- la administración de los recursos.

Qué dice la Wikipedia sobre el término “Economía”:

Economía (administración de una casa o familia, de ?i??? (casa, en el sentido de patrimonio)’ y ??????? (administrar) es la ciencia social que estudia las relaciones sociales que tienen que ver con los procesos de producción, intercambio, distribución y consumo de bienes y servicios, entendidos estos como medios de satisfacción de necesidades humanas y resultado individual y colectivo de la sociedad. Otras doctrinas ayudan a avanzar en este estudio: la psicología y la filosofía intentan explicar cómo se determinan los objetivos, la historia registra el cambio de objetivos en el tiempo, la sociología interpreta el comportamiento humano en un contexto social y la ciencia política explica las relaciones de poder que intervienen en los procesos económicos.

Destaco la parte de “satisfacción de necesidades humanas y resultado individual y colectivo de la sociedad” porque está más que claro que la economía actual no cumple con este enunciado a ojos vista de la enorme pobreza, la mala distribución de los recursos, y la enorme violencia actual, no le tengo fe en que este estado de las cosas pueda decantar en una sociedad donde el progreso sea de todos y para todos. Mientras el progreso no sea de todos y para todos no podremos decir que entramos en una verdadera historia humana. Entonces hace falta tanto un cambio interno como externo, una humanización de todos y todo, y un cambio de paradigma económico.

Uno de los grandes problemas que nos tienen donde estamos, es la concepción transaccional que tenemos grabada a fuego. En esa concepción transaccional yo tengo que recibir algo a cambio de lo que doy. Y para hacerlo hay que asignarle valor a los elementos intercambiados. En el proceso de asignación de valor se involucra otro proceso. El proceso de especulación del cual somos reenes. Dentro de este sistema tengo que lograr una especulación a mi favor que me permita ganar dinero. Cuanto más ambicioso, más violento, y cuanto más violento mayor es la especulación acaparadora (más favorable para mi, y más desfavorable para el comprador). Así unos cientos de personas en el mundo tienen tanto como la gran mayoría de las personas en este planeta. Y sin ir tan lejos en cualquier ciudad hay unos pocos que tienen muchísimo, mientras otros apenas tienen para comer. Y la brecha se agranda a pasos agigantados. En este estado de las cosas el recibir es mejor que el dar. En este estado de las cosas la solidaridad es lo eventual y no lo usual (no quiero usar la frase “es la excepción y no la regla” porque la solidaridad no se reglamenta).

La solución no pasa por meramente un cambio de sistema económico, sino también por una necesidad de humanizarnos y en simultaneo humanizar las relaciones humanas, convirtiendo a la solidaridad en lo usual.

En este mundo conocido, desde los orígenes hasta el día de hoy, nadie que nace en este mundo tiene su futuro asegurado. Muy por el contrario depende mucho de la suerte de donde haya nacido y de las oportunidades que haya tenido y haya sabido aprovechar para poder avanzar, y conseguir vivir en condiciones mínimas, o buenas. Pero puntualmente, a cada paso hay que ganarse el futuro. Ningún ser humano por el hecho de nacer humano tiene aseguradas las condiciones elementales para vivir y desarrollarse.

Entonces una economía solidaria donde el dar es más importante que el recibir, y donde el dinero no existe porque todos los recursos tecnológicos y humanos permiten el desarrollo de todos los elementos necesarios siendo que ya la máquina no expulsa al hombre sino que realiza la producción en escala, y porque no hay límites especulativos por los cuales el desarrollo y la solidaridad se frenan, en ese mundo, todo ser humano nacido en una comunidad y una economía solidaria tiene su futuro asegurado por la propia comunidad.

En esa sociedad el dar en beneficio del conjunto es lo usual (solidaridad).
En esa sociedad el ser humano es el valor y la preocupación central.
En esa sociedad el desarrollo es sustentable y ecológicamente responsable.
En esa sociedad la acaparación violenta no tiene sentido, no hay ganadores y perdedores.
En esa sociedad la diversidad y la creatividad, así como el desarrollo vocacional es generilizado.
En esa sociedad no existe la especulación negativa, el conocimiento y la experiencia circulan con total libertad.
En esa sociedad no hay excluidos, no hay quienes tengan su futuro cerrado, no hay por ende violencia relacionada a la precariedad o la falta de futuro.
En esa sociedad la no-violencia es materia de estudio y de aplicación en todos los ámbitos.
En esa sociedad se vive como una gran Nación Humana Universal, donde la unión de la diversidad es la unión de todos los seres humanos en pos de de un progreso de todos y para todos.

Esto no solo es posible, es necesario

Próximamente más…

2 Comments

  1. Hola, mira me gusta mucho lo que opinas, estuve leyendo un poco el blog y de verdad sería muy bueno todo como lo planteas, pero me parece muy utópico, el ser humano tiende a ser egoísta por naturaleza o a buscar poder, y no es sólo el hombre, hubo un experimente con monos, donde le daban bananas a cambio de unas fichas (plata). le daban cada día cierta cantidad de fichas y las cambiaban por plátanos al final. Los monos no solamente se adaptaron rápidamente al sistema, si no que se vio a un mono, darle fichas a otra despues de haber tenido relaciones.
    Esta bien que nosotros tengamos la capacidad de razonar, pero veo muy utópico el cambio, aunque me gustaría…
    un saludo grande!

  2. Gracias Gastón. Las utopías de hoy son los posibles futuros del mañana. Sin utopías no hay futuro. Hoy ya estamos construyendo ese futuro utópico. El problema es que a la evolución le sobran años, y a uno no. Por eso concretamos utopías con cadenas humanas que suman años para lograr lo que parece imposible. Sin dudas lo que acá se plantea es desactivar la cultura transaccional e insolidaria que arrastramos hasta acá, así como la cultura violenta de la privación de los recursos y las tierras creyendo que tenemos derecho divino a esa propiedad, y peor aún, a la herencia jerárquica sin la cual no podría perpetrarse tamaña mentira. Si cuando hablas con otros entienden el valor de la idea, quiere decir que la utopía está más cerca de lo que uno cree. La sola demostración de que la utopía está mas cerca de lo que crees sos vos mismo abriendo tu cabeza a nuevas posibilidades como el indicador fundamental del que el mundo está ya en proceso de cambio, y de nuevo, a la evolución le sobran años… tomará 200, 500 un millón de años, pero este es el camino más natural de evolución. Gracias por visitar y compartir tus pensamientos.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *