Planificación de los recursos en una economía sin dinero

Posted on 17 Abr, 2011 | 1 comment


Hay una premisa fundamental: nadie sabe más de lo que hace falta en un punto determinado del mundo que aquellos que lo habitan.

Pero al mismo tiempo nadie sabe más de los recursos disponibles en forma global que la unión de todos estos puntos.

Esta unión, interconexión e interacción requiere de diversas tecnologías, hoy día cada vez más al alcance. Pero también requieren de un sistema informático capaz de ayudar, de brindar la información necesaria, y servir de canal para que las decisiones puedan ser tomadas en cada punto basados en información y experiencia que pueda ser fácilmente accesible y excenta de manipulaciones.

Bienestar de todos y para todos

Una economía basada en recursos donde ya no exista el concepto de transacción monetaria debe perseguir el más elevado deseo: conseguir el mayor bienestar posible para todos los seres humanos, con el fin de asegurar su futuro y su desarrollo en forma armónica con el planeta y los demás seres vivos.

Así entonces los recursos pueden parecer limitados y puede en primera instancia parecer imposible brindar iguales oportunidades. Pero siempre allí donde los recursos son limitados, siempre se compensará con la ilimitada creatividad del ser humano para resolver todo tipo de problemas.

Cuestión de actitud

Por otra parte, la actual visión y actitud consumista que nos condiciona, irá progresivamente convirtiéndose en una actitud y una cultura del desarrollo sustentable, eliminando el ciclo de productos de baja dalidad hechos para romperse y alimenter el círculo vicioso del consumo y el mercado.

Pero aún más importante, esta actitud de desarrollo sustentable irá de la mano de una actitud cada vez más contraria a la propiedad privada, tornándose más en una propiedad de uso. En otras palabras, tomo lo que preciso, y lo libero en cuanto ya no lo preciso en vez de acumularo o descartarlo obligando así a que se produzca nuevamente ese objeto y desgastando los recursos naturales necesarios para esa producción. El reciclado sin duda juega un rol importante, también la reparación es parte de este reciclado o reacondicionamiento, incluso nuevos productos capaces de ser mejorados en el tiempo, tal como hoy lo son los programas de computadora.

Los recursos

Partamos entonces de la economía invidivual.

Podríamos simplificar tanto las necesidades elementales que pudiéramos creer que solo, comida, agua, vestido y techo, son méramente las necesidades básicas de un ser humano, pero bien sabemos que cada etapa vital precisamos distinta ayuda extras por parte de otras personas, desde cuidados y amor, hasta educación y exparcimiento.

Así entonces no solo son objetos y vivienda los que se van a precisar al momento de nacer un huevo bebé, sino también un grupo de personas que darán apoyo a ese bebé, partiendo por los padres como por profesionales de la salud, de la estimulación temprana, e incluso de apoyo a los propios padres.

Los recursos entonces para asegurar el futuro de un nuevo bebé son tangibles e intangibles. Entendiendo a recursos intangibles como el conocimiento, la experiencia, la cultura, etc. Recursos estos que progresivamente se van enriqueciendo por la propia mundialización y apertura que el nuevo escenario de las comunicaciones y el transporte van permitiendo.

Ya partiendo de esta base, un bebé en formación ya está demandando recursos, tanto de buena y correcta alimentación de la madre, como de un grupo de médicos que irá monitoreando su crecimiento y ayudándolo allí donde surjan complicaciones.

La planificación bien entendida

La planificación usualmente se la mal entiende como algo que quita libertad, por supuesto por el historial de sistemas socialistas de economia planificada netamente dirigistas. Pero la buena planificación lejos de hacer tal cosa, permite que aquellas situaciones o escenarios que pueden ser conocidos con antelación provean de tiempo suficiente para la obtención y asignación de los recursos que demandará. Así como la planificación no es dirigismo, un sistema informático no equivale a la péridida del poder de decisión dentro de este nuevo esquema.

Tanto la demanda planificada como la demanda espontánea son posibles de ser planificados en un un porcentaje muy alto. Y esto no deriva en un sistema monolítico que todo lo controla, sino muy por el contrario, utilizando una red de comunicaciónes y un sistema informático es posible gestionar y determinar qué se va a precisar para así definir y asignar todos los recursos tangibles e intangibles necesitados y deseados. En algunos casos esa demanda planificada permite la producción contra demanda real, diferente a la actual producción contra demanda estimada que genera desperdicio, impacto innecesario en los recursos de materias primas, y una logística deficiente.\

La circulación de la información

Hoy día es posible interactuar con un sistema a través de un televisor el cual está comunicado a una red de cable bidireccional, pero también dispositivos móviles, tanto celulares como tabletas son tecnologías que progresivamente ganan un espacio ideal para esta nueva economía. Pero tal como hoy vemos, una cantidad de información surje de la propia interacción diaria con sistemas autónomos. Progresivamente estamos aprendiendo a compartir nuestra información privada con otros y con otros sistemas. Entornos como Twitter, Facebook, o de geolocalización que permiten informar dónde nos encontramos o desde dónde sacamos las fotos que compartimos, son ejemplos de esta progresiva tendencia de socializar nuestra información. Desde lo que actualmente compramos o queremos tener para vestirnos o usar, hasta qué vamos a comer o estamos comiendo, a donde viajaremos, o a donde estamos. Incluso sistemas permite transmitir información de auto en forma automática para informar cuándo hace falta una reparación preventiva. Esta es la tendencia correcta, ya que la economía planificada requiere de la más amplia y constante circulación de la información. Y si bien hoy el miedo al mal uso de la información compartida está justificado por encontrarnos en un sistema económico que depende de la manipulación y le especulación, en la medida que pasemos a un sistema humanista de economía donde el valor y preocupación central es el ser humano, y no un mercado que debe ser alimentado y manipulado, entonces esta tendencia debería multiplicarse.

En síntesis

La creciente tendencia a compartir información a través de las redes existentes y utilizando aplicaciones que en forma descentralizada pero interconectadas permitan manejar correctamente la logística de producción, transporte, y entrega, nos permitirá ya hoy iniciar experiencias de Economía Solidaria Humanista. La progresiva adopción del concepto de Propiedad de Uso donde los objetos se usan para luego liberarse para su reutilización permitirá ya en el corto plazo iniciar un proceso de mucha mayor eficiencia de recursos, y sobre todo solidario. La información sea a través de teléfonos móviles, de computadoras conectadas a Internet, o de otros tipos de dispositivos, podrá circular fácilmente hacia sistemas donde podrá armonizarse demanda y recursos. Estos mismos sistemas deberán ser capaces de facilitar la toma de decisiones a través de métodos de votación electrónica.

Cuanto mejor manejemos la demanda planificada y la demanda espontánea, más posible será alcanzar las premisas de un futuro asegurado para todos, de un desarrollo sustentable y ecológicamente responsable a partir de una Economía Solidaria Humanista.

 

 

1 Comment

  1. Un mundo sin dinero o donde éste ocupe su lugar, es un mundo humano, sensible, abierto a un posible avance como especie, un mundo transferencial, un mundo donde se comprende que Dar es complemento a Recibir y viceversa.
    Es un mundo con futuro, donde no se quiere poseer ni ganar, ni controlar.

    Gracias Juan, por tu gran aporte al futuro

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *