La especulación

Posted on 11 May, 2014 | 0 comments


Querido Amigo

Hoy he estado repasando la historia a través de los archivos multimediales, poniendo particular interés en toda la etapa de crísis económica de principios del Siglo XXI, ese siglo que te ha tocado vivir. Tan lleno de problemas pero a la vez tan enorme en oportunidades, tan rico en posibilidades de cambio.

Claro que desde aquí, desde este punto en la historia verdaderamente humana, una de las cosas que más se me ha complicado entender es cómo es que se aceptaba el Sistema de economía de mercado sin que se producieran masivos rechazos siendo que sin necesidad de ser experto en ninguna materia era posible ver las desigualdades y las tragedias que generaba a cada momento ya que eran parte de la vida diaria y de la propia existencia.

Una de las cosas que más me impacta es el gran individualismo que generaba, y allí encuentro la principal razón por la cual no se dieron por muchos años, quizás demasiados, ese multitudinario rechazo a ese Sistema que ya no respondía a las aspiraciones del nuevo ser humano que estaba naciendo. Claro, allí está la otra gran razón quizás, el nuevo ser humano, aquel que prima el interés del conjunto por sobre su individual interés, nació en tu epoca como respuesta a la cadena de acontecimientos que fueron forzando la necesidad de evolución, hasta dar un salto. Si miro la historia en los años en que estás ahora viviendo resultan tan distintos de lo que comenzó unos pocos años más adelante, que allí entiendo sí la sinergia que generó este salto evolutivo de conciencia. Aunque también no puedo dejar de mirar los estragos que ese mismo sistema causó trás sus reiteradas crisis hasta su muerte definitiva.

Hay muchas cosas que podría transmitirte, pero vale más que despiertes a una realidad que tú mismo estás viviendo y que quizás no estés viendo. En esa realidad hay un algo que lo envenena todo y que va de la mano de ese Sistema económico y de valores, ese veneno es la especulación. Allí donde hoy vives la supervivencia es un hecho individual y familiar, no es un hecho social. Tu tienes que salir a conseguir esa supervivencia, porque aún cuando fuera un derecho humano, no hay nada ni nadie que la garantice. Así pues tienes que especular con tus recursos, tu conocimiento, tus ideas y tus habilidades, para poder sacar una tajada que te permita asegurarte techo, comida, transporte, etc., para ti y llegado el caso para tu familia. No deja de ser un concepto ni tan siquiera tribal, sigue siendo un concepto casi cavernícola en el cual debes salir a conseguir el recurso de comida y abrigo que llevarás a la cueva. Disculpa si suena esta comparación degradatoria, no es la idea, es que miro la historia del ser humano y aún con tecnología y recursos, el concepto de base en esos años sigue siendo el mismo. Pero es allí donde comienza el salto evolutivo. Millones de años antes, el salto evolutivo estuvo dado entre otras cosas por un cambio físico, el hombre se hirgió y el dedo gordo cambió de lugar para convertirse en un elemento fundamental de prensión. Pero ese cambio fué más allá, y el ser humano siguió en su carrera por “tomar” todo lo que estuviera a su alcance, y ese alcance se fué potenciando por las tecnologías y la mundialización, y así unos pocos logran tomar mucho y grandes multitudes no logran tomar ni para comer o vivir dignamente. Es allí donde si miras bien a tu alrededor podrás ver pequeñas y grandes señales de un cambio ya no físico, sino de conciencia, donde hay personas y grupos que comienzan a trabajar por el bien de todos, poniendo el primario en el conjunto y no en su invididualidad, y -por caso- trabajar por ejemplo por la eliminación de las armas, las guerras y la violencia en todas sus formas.

Así como hoy viven, fíjate bien, y verás que el Sistema los ha vuelto despiadados porque así es el propio Sistema. Si tu estás en una fila para conseguir un trabajo, tu único interés es conseguir ese trabajo para tí, sin importar que allí haya personas en situaciones mucho más desesperantes que la tuya. Ese es un ejemplo muy simple de que el mismo sistema vuelve a las personas despiadadas porque son tocadas por el veneno de la especulación. Tienes que tomar, y tomar primero, para asegurarte algo que debería estar asegurado desde primer día en que llegas al mundo: una vida digna con todos los recursos necesarios para poder desarrollar todo tu mejor potencial como individuo parte de una nación humana.

La piedad, así como la compasión, son señales de un ser humano que logra conectar con sus semejantes porque ha roto la cadena de individualismo. Ha logrado emocionarse al mirar y sentir al otro. Ha podido registrar toda la humanidad y potencial del otro, y en ese mismo acto se ha humanizado a sí mismo. De allí que al mirar descubrirás esa falta de amor por los demás ha sido la semilla del invidividualismo que creció de la mano de la especulación forzosa a la que todos los seres humanos fueron entregados, y que por suerte, si sabes mirar bien, verás que ya no está ni por lejos a la altura de las respuestas que son necesarias dar para que el mundo cambie radicalmente hacia un mundo más humano, más sensible, menos sufriente y más feliz para todos.

Te dejo un fuerte abrazo, y espero que estas “lentes” te sirvan para reflexionar y poder abrir tu mirada a una reallidad más próxima a la mía.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *