Una visión más allá del capitalismo, parte 6

Posted on 17 Feb, 2015 | 3 comments


El mundo transaccional

Dar para recibir. Recibir para dar. Recibir más para dar menos. Dar menos para recibir más. No importa la ecuación que se utilice, siempre se estará especulando, y muchas veces la línea entre especulación y explotación es tan delgada que la violencia esta siempre a la vuelta de la esquina, acechando, a punto de disparar la violencia psicológica, económica y muchas veces incluso física.

La única forma en que es posible acaparar recursos, sean éstos cuales fueren, es amparándose en el concepto de propiedad privada. Concepto que a su vez está amparado por Estados y leyes. Pero sobre todo por una educación puramente transaccional donde ya desde la infancia se nos enseña que para recibir hay que dar algo, y donde nadie -fuera de tu familia- te dará prácticamente nada si no vas con dinero para comprarlo. Y que por tanto, ni tu ni tu familia tienen su futuro asegurado a menos que tengan el suficiente dinero para financiar su futuro y sus necesidades inmediatas.

Pocas sociedades han conocido la economía socializada donde “nada es de nadie” y donde “todo es de todos”. Y sin lugar a dudas a ojos vista de la realidad actual el Capitalismo se irguió como ganador, pero difícilmente tenga el futuro asegurado, ni mucho menos, dado que es un sistema absoluta y claramente deficiente a la hora de entregar bienestar para todos los seres humanos. No existe la más mínima posibilidad de lograr esto en tanto y en cuanto nos encontremos dentro de esta cultura transaccional bajo el imperio de la propiedad privada y la acumulación abusiva de los recursos naturales y las tierras, a partir de una educación imbecilizante y distractiva de los verdaderos temas de fondo.

Si sumamos el imperio de la ignorancia respecto de cómo y por qué el sistema funciona como funciona, el cual es manejado por tecnócratas y especuladores concentrados en un porcentaje ínfimo de la población mundial que probablemente no supere el 1%, nos daremos cuenta que el dinero como tal no tiene ningún valor, no tiene respaldo, y las ecuaciones que imponen para calcular la constante inflación y devaluación no hacen más que demostrar el grado de violencia detrás de toda esta gran especulación. El dinero en sí es la gran Mátrix a la que nos conectan desde niños, y la aceptación ciega del concepto de propiedad privada es la demostración viviente de que no hay un bien más escaso en el planeta que la conciencia.

Al momento de aceptar estas “reglas de juego” donde nos rebajamos a sobrevivir bajo leyes inhumanas que indican que tendrás que competir y ganar por sobre y a pesar de otros, estamos entregando nuestro futuro y nuestra humanidad al mejor postor en una suerte de neo-esclavismo al cual estamos encadenados en forma diaria. Tranzar tiempo por dinero, vida por un papel de color que nadie puede asegurar que tenga real valor, y hacer esto para intentar comer, vestirse, tener un techo y cubrir gastos, es la realidad deshumanizante y violenta de cada día. De allí la constante necesidad de evasión de la realidad por muy distintos métodos, siendo que la cultura transaccional impone un vacío de sentido que alcanza a lo más profundo de los seres humanos.

No hay mejor y más válido camino que revelarse ante tamaña incoherencia y tamaño estado de violencia colectiva, donde el ser humano ha sido desvalorizado y descartado una y mil veces.

Por esto no hay un único camino ni una única idea. Pero sí hay un único propósito: superar la era transaccional del ser humano; comenzar el camino de la solidaridad y la empatía entre pares; y hacerlo siendo conscientes de que los recursos que estamos usando no son de nuestra propiedad como seres humanos. Muy por el contrario, estos recursos son de todos los seres vivientes como comunidad indivisible e inclasificable en términos de superiores e inferiores, siendo además el mundo vegetal el que nos provee el principal sustento vital que es el oxígeno, sin el cual no habría vida animal compleja de ningún tipo en el planeta.

La cultura post-transaccional

No puedo decir que la “cultura solidaria” es la única respuesta posible ante la necesidad de aquello que supere esta etapa transaccional porque eso sería imponer una visión única. Por esto es que hablaré de “cultura post-transaccional”.

Sin embargo, y desde las limitadas experiencias a las que podemos recurrir para formar una idea que pudiera ser entendible e imaginable, la acción solidaria en la cual el individuo se debe al otro y a su vez se debe al conjunto formando un círculo virtuoso de individuos que en una organización más compleja generan una red de voluntades para proteger y ayudarse mutuamente, es probablemente la visión más cercana de una era post-transaccional. No estamos exentos de experiencias de este tipo, pero lamentablemente, siempre teñidas en un momento y proporción por su entorno capitalista que degrada y carcome las mejores intenciones y aspiraciones.

Así entonces, bajo el precepto de un planeta que no nos pertenece, sino muy por el contrario, nos cede recursos energéticos principalmente, y elementos para el sustento vital como el oxígeno, el agua y minerales, no hay otro camino que el de liberar, deshacer y desacelerar. Liberarnos de la apropiación, deshacer fronteras y demarcaciones, desacelerar el ritmo frenético para repensarnos y reconectar.

¿Cuál podría ser el indicador fundamental de la existencia de una economía post-transaccional? la certeza de tener el futuro asegurado en cuanto a recursos necesarios para el sostenimiento y desarrollo de la propia vida desde el momento de la concepción, en equilibrio con la vida, los recursos y las necesidades pre-existentes.

3 Comments

  1. Me entristece enormemente ser el primero en comentar.Esto quiere decir que el tema no es de interes.Millones de visitas y comentarios tienen post o videos superfluos,ridiculos…
    Desde mi humilde punto de vista este tema que estan tratando es el mas importante en la historia de la humanidad y de este planeta.La conciencia esta en fase terminal, ya casi nadie se da cuenta de lo que somos ni de lo que hacemos.Cual maquinas nos comportamos y vivimos.Ya no hay valores humanos,triunfa el ego y la ambicion.Repito , me entristece ver 0 comentarios.Deberia haber millones como en esos video y post de los que hable antes pero por desgracia no es asi.Asi se empieza todo comentando,debatiendo e incluso hasta deacalificando,riñendo,pero 0 comentarios.Es para llorar de tristeza y gritarle al mundo QUE COJONES ESTAIS HACIENDO,DESPERTAD,DESPERTAD,DESPERTAD QUW PRONTO SERA TARDE.A los autores os mando mis respestos y un abrazo con amor verdadero.Espero que os llege mi calor que no es otra mi intencion.Os quiero de verdad.

  2. Es así Oscar. Esto es una botella enviada al mar de la historia… Algún día llegará a la playa correcta en el mimento correcto. Gracias por tu comentario. La tarea es monumental pero hay terror por hablar y discutir el futuro después del capitalismo porque el socialismo fue destruido y ningún nuevo pensador a instalado un modelo superador que pueda tener suficientes adherentes. Mi visión es que será el propio cambio climático, la propia catástrofe, la que pondrá en jaque a todo el sistema dado que durante la catastrofe el dinero ya no sirve de nada y donde la ecuación económica capitalista ya no tendrá capacidad de enfrentar semejante escenario. Me gustaría decir que despertaremos antes, pero no lo veo factible. Abrazo grande y a tu disposición.

  3. Gracias por publicarme el comentario y contestarme.
    Mi opinion es que el modo de vida actual y modo de pensar no es el adecuado para el progreso de toda la humanidad.Por desgracia te comento esto desde un lujoso hotel al lado del campo de golf y del mar.Si hubiese nacido en Nigeria quizas no se diese este magico momento que estamos conpartiendo tu y yo.Ni se si me comprendes, lo que quiero decir es que nadie se pide donde nace, eso en una civilizacion avanzada no tendria la mayor importancia, por lo tanto creo que no somos ni civilizados ni civilizacion.Gracias por haber nacido Amigo.No estas solo ni nunca lo estaras.Abrazo desde lo mas profundo de mi corazon.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *